domingo, 17 de noviembre de 2013

esperando a Godot




Naces con un ser
y unas circunstancias...
un día, a una hora,
en un lugar,
naces.
Y vienes, con
un pack ya puesto
que te marca:
una ciudad, un
país, una cultura,
una religión,
un contexto socio-económico,
una familia...
y con todo eso puesto,
vienes a nacer,
con suerte o sin ella
según donde caigas.
!Liberté
Égalité
Fraternité!
gritaron antaño
unos franceses
revolucionando al mundo,
hoy, hace falta
una revolución interior
para sentir de verdad
la libertad, la igualdad y
la fraternidad.
Apretar los dientes,
y creer
-como decía el gran
Tagore-, que algo
maravilloso vendrá,
no importa lo oscuro
que esté el presente.
Aunque,
nada maravilloso sucede
sin que hagamos algo...
yo, no dejo de preguntarme:
¿hasta cuando
estaremos esperando
a Godot?



sábado, 5 de octubre de 2013

camina vitae




Vive el momento,
disfruta de los buenos tiempos,
del amor, de los amigos,
porque el futuro no es predecible
sino más bien volátil y frágil,
y a menudo,
lo que hoy es rosa
puede tornarse en cárdeno
al instante,
y lo blanco de hoy,
en negro zahíno
de mañana.
Vive el momento,
saborea pasiones y placeres,
derrocha generosidad y respeto,
sé optimista,
porque no se gana nada
no siéndolo,
y quiérete,
quiérete bien,
pues sin duda alguna
esa es la esencia del camino.



video

martes, 17 de septiembre de 2013

hay palabras




Hay palabras
que hieren,
que se clavan
cómo cuchillos
en el hígado,
y vomitan chorros
de sangre
que no se pueden
taponar.

Hay palabras
que ahogan
el aliento mismo,
y abren de par
en par la puerta
a la negrura que
 evade hasta los
sentimientos más puros.

Hay palabras
que hacen daño,
que no se olvidan
nunca después
de pronunciadas;
amargas palabras
de desprecio
 y humillación,
...hay palabras,
duras palabras
para las que a veces,
algunas veces,
más de cuatro veces,
carezco de colchón o
de pomada,
y la cicatriz, sale
sin remedio.

Hoy, miro hacía atrás,
y no sé donde se fue
aquella brisa suave
que agitaba
nuestros corazones.




domingo, 16 de junio de 2013

cena con público



Sentada frente a mi misma,
pienso que nada es
del todo bueno o malo,
nada importante o vanal,
y desde luego,
nada es definitivo.

Los sentimientos,
tropiezan
entre humo evanescente;
...nada es de ayer,
y nada de mañana.

En este mundo nuestro
conviven
perversión y belleza,
y por doquier te abraza
 la paz y lo macabro,
pues nada es
lo uno sin lo otro... 
ninguna cara se forjó
sin su cruz,
y así vamos rodando
la moneda:
ésto y aquello,
el todo, y la nada.

Y tú, sola e insignificante
ante tí misma,
capeas el temporal
con sentimientos en rebajas,
 entre toques de queda,
y cenando con público.