miércoles, 9 de mayo de 2012

en el metro





Esta mañana en el metro
la señora de enfrente
nos sonrió,
!qué gratificante me resultó
aquella tímida sonrisa!
yo le correspondí con un
"buenos días",
y nadie más saludó,
... nadie.

La gente, hermética,
entraba y salía
deprisa en cada parada.
Durante cuatro estaciones,
nadie dió los buenos días:
la amabilidad,
ya no viaja en metro.

!Qué triste una sociedad
que no es capaz de levantarse
esbozando siquiera
una tímida sonrisa,
que no es capaz de dar
un gratuito "buenos días"!.

¿A dónde vamos
cargados de tanta prisa
y tanto egocentrismo?




21 comentarios:

  1. ... me temo que sí, que, como la viñeta de Forges, vamos hacía una sociedad insolidaria, cada día más insolidaria, y en donde solo importa el yo y el ahora... vamos cargados de tantas prisas a todas partes, y en el camino, no nos damos cuenta de que nos deshilachamos el alma, probablemente un mañana al reflexionar veamos con tristeza que no compensa, porque en verdad es un coste altísimo... ¿tendremos entonces margen de maniobra para rectificar? o, la sociedad ya será robótica y medio sin alma, y nosotros extraños a contracorriente
    Mil besitos

    ResponderEliminar
  2. Siempre que puedo, evito desplazarme en metro y me voy caminando por la calle... aunque, para ser sinceros, las cosas por la superficie no están mejor que bajo tierra...!!!! No sé cómo acabará esto... pero no vamos bien.

    Bueno, sonriamos y saludemos, a ver si vamos dando ejemplo a quienes no lo hacen! Un beso y una sonrisa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, por la superficie no está la cosa mejor, fíjate que esta mañana en un pueblecito de aquí al lado de Sevilla, unos atracadores a punta de pistola y a balazos han atracado una sucursal bancaria, y en el tiroteo con la Policia Local, ha muerto una señora que estaba tranquilamente en la parada esperando el autobús. Este es un ejemplo extremo, lo sé, pero es que cuantisimas veces por la calle no hemos presenciado más de una pelea a insulto vivo y grito pelao por algo tan nimio como que yo ví antes este aparcamiento, un y tu que me miras que no tengo monos en la cara, un no me tire la colilla al zapato so cerdo... etc, etc, etc.
      Estoy contigo querida: prodiguemonos en sonrisas y buenos ejemplos.

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  3. Muy interesada tu entrada. Creo que tenemos tantos problemas (reales o creados) que nos volvemos egocentricos. Solo pensamos en los problemas neutros todo el dia . Muy masl habito mental este.

    Un abraXo, y Sayonara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...sí, si, demasiado mal hábito sí, es más, yo diría Marilyn que es del tipo "perjudica seriamente a la salud".

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  4. Hola apm, he llegado hasta tu espacio desde un blog amigo. Me ha gustado mucho lo que escribes. Lamentablemente es una realidad lo que comentas, cada día estamos más desconectados unos con otros y esto de la tecnología no ayuda mucho tampoco a que sea lo contrario. Ya muy pocos usan el correo convencional para enviar cartas o una tarjeta para saludo de cumpleaños, o incluso un llamado por teléfono, ahora todo es "virtual" y con eso ya sentimos que hemos estado presentes. A mi no me gusta para donde vamos, yo extraño el contacto cercano, el compartir cara a cara con los que quiero, extraño el abrazo, extraño la buena educación, como el saludar en el metro aunque sea esbozando una sonrisa! Que bueno que no soy la única que piensa así, vamos a tratar de aportar con un granito de arena para que esta sociedad no termine peor de como está! Cariños para ti y me quedo cerquita =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo: extraño tanto exactamente eso, el cara a cara, el contacto, el abrazo, la sonrisa... como le dedía antes a Mercedes respondiendo a su comentario: prodiguemonos en sonrisas y buenos ejemplos con nuestros semejantes en el día a día, que a granito a granito se hace la playa, sino, menuda sociedad le estamos dejando a nuestros hijos ¿verdad?

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  5. Alicia, tienes razón pero a mí aún hay gente que me ayuda a cruzar la calle o subir a ese Metro del que hablas. Y aún yo, cuando lo hacen, digo: "gracias, guapa" (aunque no sepa si lo es o no), "gracias, buen día, buena tarde, etc."
    Y aún hay mucha gente que aporta y ejerce voluntariado. Y tantas otras cosas buenas que dan luz en el día a día (como el hecho de que alguien deje su huella en mi blog).
    Ale, millonazos de besazos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, afortunadamente queda buena gente en esta sociedad nuestra llena de prisas y de tensiones, con tanto hermetismo insolidario... !y que no falten Alberto!, que no falten, antes bien, que se multipliquen hasta el infinito y más allá tu ejemplo y los que citas, porque eso es salud social, y esta sociedad nuestra necesita de salud más que nunca, de colaboración más que nunca, y de proximidad y cercanía más que nunca; y como ya le he dicho antes a nuestra Mercedes (ya sabes, la Mercedes de "y los cuentos, cuentos son"), prodiguemonos en sonrisas y buenos ejemplos.

      Millonazo de besitos bien gordotes

      Eliminar
  6. Tienes razón, pero eso no es hacia adelante al contrario, todo eso pesa tanto que no nos deja avanzar.
    Asi van las cosas.
    Aunque solo pase de vez en cuando sevillana salerosa no creas que me olvido de ti, son eso...las prisas y ia falta de tiempo, sonrie es contagioso.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Ay Ambar, pues ya somos dos hija mía de mi alma... liadita perdía ando también yo con tantisimo trabajo!, y la verdad, sé que no debo quejarme con lo del trabajo con la que está cayendo, y que incluso debo dar las gracias por tener trabajo, pero es que trabajar y trabajar de aquí para allá con tantas prisas, es también un poco caldo de cultivo para la sociedad desnaturalizada del poema... a veces, me gustaría parar y decir se acabó, dejo el trabajo y me dedico a pasear, y a visitar a la familia, y a leer, y a escribir, y a cocinar, y a sonreir a la gente en el metro y decirle amablemente "buenos días" aunque no me contesten, pero, sembrando amabilidad, porque no se puede recoger sin sembrar ¿verdad?

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  7. Pues sí, es cierto. Son poquísimos los que saludan al conductor en el autobús. A mí me gusta saludar porque un buenos días y una sonrisa tan sólo pueden hacer bien.

    Un abrazo, Alicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdaderamente, un buenos días y una sonrisa, solo pueden hacer bien, y además son una semilla de amabilidad, de solidaridad y de cercanía, que más tarde darán fruto... y hay que sembrar con el ejemplo!

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  8. Pues yo este finde que he estado en Madrid, he cogido el metro unas pocas veces, y aunque, bueno, la gente va a lo suyo y apenas te mira, yo lo hago siempre. Te sientas al lado de alguien, qué menos que decirle hola, aunque no lo conozcas, ¿no?

    Claro, que yo saludo hasta a las piedras, así que lo mío no tiene ni chispa mérito. jajajajaajaj

    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encanta ir de finde a Madrid (donde vive mi hermana pequeña) por la maravillosisima cartelera teatral que siempre hay... ya sabes Lou que yo soy una teatrera empedernida; y hombre, no saludo a las piedras (de momento) jajajaja, pero si alguien me mira a los ojos, -lo conozca o no-, sí que le digo un "hola" o un "buenos días" porque total, no cuesta nada ¿verdad?

      Mil besitos gordotes, en un finde sevillano y caluroso

      Eliminar
  9. Alicia, en efecto "la amabilidad ya no viaja en metro" -cómo me gusta esa metáfora-, acaso porque no tiene con qué pagar el pasaje. Ella nunca cobra por sus dones, no lo concibe. Pero como dicen los economistas: "No hay almuerzo gratis" y todos tenemos que pagar, hasta la amabilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh sí, tal y cómo están las cosas, seguramente sea porque efectivamente no tenga con qué pagar... que todos tengamos que pagar de todo, me parecería medio justo, pero es que lo malo es que solo unos pocos pagamos todo, y los que más pueden precisamente, esos, siempre salen de rositas !y encima, si les cogen llevandose el dinero público, de devolverlo, nada (por lo menos de momento)!, el pais, va de mal en peor a la estricta literalidad (y yo, malamente también porque ando medio manca, con una bursitis en el hombro izquierdo que me tiene casi discapacitada para lo más elemental, ya que soy zurda), causa por la cual estoy contestando a vuestros comentarios un poco tarde... y es que escribir solo con la derecha es -además de lento- casi deprimente (no te imaginas la de veces que tengo que corregir !desesperante!)

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  10. Interesante y cierto.
    Tanta prisa cotidiana nos impide ver lo que nos rodea.Y comunicarnos.
    El mal humor en la calle es típico a la mañana temprano .
    Habría que empezar a entregar sonrisas en los sitios públicos para intentar cambiar la vibra.
    Un abrazo enorme y una sonrisa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... por la mañana temprano es mortal, que llegas a pensar si toda la gente sin excepción, son insomnes, y por eso el mal humor matutino.
      Yo estoy contigo Carmela, es toda una genialidad lo de empezar a entregar sonrisas en el metro, en el autobús, en el camino de la oficina... !me apunto del tirón!

      Mil besitos gordotes

      Eliminar
  11. a sonreir a la gente en el metro y decirle amablemente "buenos días" aunque no me contesten, pero, sembrando amabilidad, porque no se puede recoger sin sembrar ¿verdad?

    Podrías llevarte sorpresas agradables, puede que una minoría, pero siempre hay alguin que responde, lo he comprobado al sonrir cuando voy por la calle, no pierdo nada con una sonrisa, y si responden puedo ver un alito de alegria en su mirada, si no responden no importa, lo que ninguno de ellos sabe es que mentalmente les digo, " que vuestra alma esté siempre llena de PAZ " ellos no me oyen pero ese mi buen deseo se va con ellos.
    Como los pensamientos-deseos son energía en movimiento, reparto PAZ segun voy andando por la calle.
    Un abrazo sevillana salerosa.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  12. !Que bonito comentario Ambar!, me ha encantao... y tienes toda la razón del mundo, te lo digo, porque yo tambien soy una de esas que suele sonreir por la calle y decir buenos días cuando entro en el metro o en el autobús, y a veces, cuando me siento en uno de los asientos con mi "buenos días", o buenas tardes, o lo que proceda, mi compañero/a de asiento me contesta, y a veces, hasta entablamos una conversación hasta que alguno de los dos llega a su parada y tiene que bajarse, especialmente ésto suele ser así entre la gente más mayor, los que no van con prisa, los que aún conservan la amabilidad dentro de sus corazones.

    Un millón de besitos gordotes, reina, por tan preciosísimo comentario

    ResponderEliminar